Buscar

La microbiota intestinal en el perro y en el gato, qué es y que función tiene?

La microbiota intestinal puede entenderse como un órgano metabolicamente activo del cuerpo y comprende todas esas células que nosotros y nuestros animales llevamos con nosotros en el tracto gastro-entérico. Se trata de miles de millones de microorganismos que conviven con nosotros (bacterias, virus, hongos, protozoos) y superan diez veces el número de las células totales del cuerpo.

Hoy en día sabemos perfectamente cuanto es importante cuidar de nuestra flora intestinal, dado que ejerce múltiples funciones que nuestro organismo, durante el curso de los años, ha aprendido a aprovechar.



La microbiota como el mejor aliado!

Está cada vez más claro como este complejo micro-ecosistema juegue un papel esencial en el delicado equilibrio entre salud y enfermedad, aunque todavía falta mucho por descubrir.


Entre sus funciones reconocidas podemos citar las más estudiadas:

1) Barrera mecánica contra las bacterias patógenas (colonization resistance), que impide la colonización de otros microorganismos ingeridos en los mismos sitios intestinales, además secretan ciertas sustancias anti-micróbicas.


2) Regulan el sistema inmunitario a través de un shift hacia Th1 (Il-12, Il-18, IFN gama) y disminuyen la producción de Th2 (sobretodo IgE)


3) Estimulan la inmunidad local gracias a producción de IgA (sobretodo Lactobacillus y Bifidobacterius)


4) Producen vitaminas (B12, ácido fólico, vitK)


5) Utilizan las fibras alimentarias y producen ÁCIDOS GRASOS DE CORTA CADENA que pueden ser utilizados por el huésped como fuente energética celular, preservan el colon de tumores, actúan como anti-inflamatorios y son reductores del pH intestinal (favoreciendo de esta forma la proliferación de las bacterias 'buenas')


6) Algunas cepas producen triptofano, precursor de la serotonina, neurotransmisor implicado en la regulación de la digestión y de los estados de ánimo.


Como ya anteriormente dicho, la microbiota se caracteriza por una variedad increíble de tipos de microorganismos diferentes, varios estudios han demostrado como cada especie y además cada individuo posea una propia microbiota, que depende del tipo de alimentación, características fisiológicas (edad, raza, etc..) y estilo de vida propios. Generalmente predominan los phylum Bacteroides y Firmicutes en los perros y gatos (Suchodolski et al. 2008). Por ejemplo, una dieta rica en proteínas favorece el crecimiento de bacterias tipo Clostridium, mientras que una alimentación rica en fibras fermentables favorecen la proliferación de Lactobacillus y Bifidobacterius (Panasevich et al. 2015).

Según un reciente estudio, el gato parece poseer una mayor complejidad de la microbiota respecto al perro, por el elevado número de géneros y especie bacterianas identificadas, pero una inferior variabilidad entre individuos. Se presume que esa mayor variabilidad entre individuos caninos sea una directa consecuencia de la adaptación de la microbiota a una dieta omnívora, pues más compleja respecto a la dieta carnívora estricta de los gatos (Handle et al. 2011).

Lamentablemente, ciertas patologías que padecen nuestras mascotas (como el IBD - inflamatory bowel disease) se caracterizan por una importante disbiosis intestinal y afectación de la microbiota debido al estrés oxidativo causado por la inflamación crónica. En un estudio donde se han comparado pacientes con diarrea aguda hemorrágica e inflamación crónica, se ha observado una disminución importante de bacterias productoras de ácidos grasos, fundamentales para una correcta salud intestinal (Suchodolski et al. 2012).

En casos de graves disbiosis, una arma que disponemos para mejorar la salud intestinal es el uso de probióticos-prebióticos- y otras moléculas que ayudan a repoblar ese ecosistema alterado. En los últimos años, en la medicina humana y hace poco también en medicina veterinaria, se está empezando a realizar trasplante fecal, desde individuos sanos a pacientes con graves problemas disbioticos del tracto intestinal. Esa práctica nos da la idea de cuanto es importante tener una flora intestinal equilibrada y variada!


En conclusión, cada vez más hay más estudios acerca de la microbiota y sus funciones imprescindibles para nuestros organismos, sean beneficios físicos o psíquicos, gracias a mecanismos de comunicación constante entre microorganismos y huésped. La regla de oro es cuidar de nuestros aliados con una buena alimentación que les permita nutrirse y mantenerse fuertes para que nosotros también lo estemos.





0 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now