Buscar

¿Como gestiono la reacción adversa al alimento a través de la nutrición?


La reacción adversa al alimento (RAA) se define como una condición patológica provocada por la ingestión de un alimento que normalmente es bien tolerado por la mayoría de la población que pertenece a esa especie.




Muchas veces se habla de alergia e intolerancia como si fuera lo mismo, en realidad no es así. Sin entrar demasiado en el detalle, una alergia implica una respuesta del sistema inmunitario, con producción de anticuerpos contra un determinado antígeno que se introduce con la dieta (normalmente son proteínas); en las intolerancias, al contrario, no hay una activación inmunológica.

La RAA se clasifica en tóxicas y no tóxicas: las primeras son causadas por sustancias naturales o químicas, por ejemplo toxinas bacterianas o fungicas que han contaminado los alimentos durante la conservación o el transporte y la reacción depende de la cantidad ingerida.

Las reacciones NO TÓXICAS no son previsibles dado que dependen de una sensibilidad individual; en este grupo encontramos las alergías y las intolerancias. Distinguimos 4 tipos de intolerancias: idiosincrasicas (ej. contra adictivos alimenticios), metabólicas (ej. intolerancia a la leche), farmacológicas (ej. reacción a la histamina) y toxicológicas.


La sintomatología puede ser muy variada, desde trastornos gastro-intestinales (vómitos, diarreas, perdida de peso, colitis) hasta problemas dermatológicos (prurito no estacional, lesiones cutáneas, otitis). Hacer una diagnosis especifica es bastante complicado dado que no existen pruebas fiables, incluso los test serologicos de alergia pueden dar falsos positivos.


Entonces, ¿como se detecta una RAA?

El gold standard (es decir, la prueba de elección) para saber si un perro o un gato sufren una RAA es una dieta de eliminación seguida por una dieta de provocación, o sea administrar una dieta con alimentos con los que el perro o el gato nunca han entrado en contacto hasta el momento por un periodo de 8-13 semanas y luego volver a ofrecer la comida precedente para evaluar posibles reacciones.

En el mercado se ofrecen varios tipos de alimentos 'aptos' para los animales sensibles a ciertos alimentos: vamos a ver ventajas y desventajas.


DIETAS COMERCIALES


- HIPOALERGENICOS. Legalmente no existe una definición concreta para este término, por lo que su significado resulta ser bastante genérico. Las marcas comerciales utilizan este concepto como eslogan para los animales con RAA o añadiendo fuentes proteicas que no son utilizadas generalmente en el pet food (cosa que resulta cada vez más difícil) o bien utilizando proteínas (muchas veces de origen vegetal) hidrolizadas (ver después).


- MONOPROTEICOS. El concepto de usar una sola fuente proteica sería lo más adecuado para perros y gatos con hipersensibilidad a la comida, y entraría en esa 'definición' de hipoalergenico. No obstante sea correcto utilizar una novel protein diet, el grado de alergenicidad dependerá de las costumbres alimenticias de nuestros perros y nuestros gatos, por eso es importante hacer una anamnesis detallada.

Además, varios estudios han demostrado el elevado grado de contaminación en los piensos, por lo que aunque se declare solo una fuente proteica es muy probable que se encuentren partículas minúsculas de otros alimentos que igualmente pueden desencadenar una respuesta por parte del organismo.

Otro problema son las reacciones cruzadas entre proteínas de origen parecido (ej pollo y pavo). Los piensos a base de pescado tampoco suelen ser una buena opción, sea porque hoy en día es un alimento bastante común y es probable que nuestros perros y gatos se hayan alimentado de eso en algún momento de sus vidas, sea por la posible reacción a la histamina (típica de los pescados azules) en esos animales más sensibles.


- HIDROLIZADOS. Los productos hidrolizados contienen proteínas con un peso molecolar inferior, habiendo sido 'fragmentadas' a través de procesos químicos o enzimáticos. Gracias a este método, el sistema inmunitario no reconoce a esa proteína que le provoca una respuesta. Las fuentes suelen ser soja, maíz, hígado de pollo, plumas, entre otras.

La eficacia depende del grado de hidrólisis. Aun no está del todo claro cual es el grado mínimo de hidrólisis adecuado en los perros y gatos, algunas marcas de piensos utilizan la ultra-filtración para remover secuencias de aminoácidos resistentes al proceso enzimático y aumentar así la calidad y reducir la inmunogenicidad (con coste más elevados). En ocasiones, los péptidos pueden volver a juntarse pasada la barrera enterica y desencadenar igualmente la reacción alérgica.

Lamentablemente, la mayoría de productos de este tipo en el mercado son solo parcialmente hidrolizados, de modo que reducen sin anular del todo su potencial alergénico. Por eso, no so fiables 100% como alimentos durante una dieta privativa (de eliminación).

Otra limitación, es que la palatabilidad de los hidrolizados es pésima, incluso cuanto más son fraccionados más tienden a un sabor amargo y por eso en algunos casos nuestros perros y gatos los rechazan.

Por último, los costes elevados hacen que sean poco asequibles por muchos propietarios.


RESUMEN:

-ventajas: son de fácil administración; cómodos y completos desde un punto de vista nutricional.

-desventajas: no son fiables para hacer la prueba de eliminación; la calidad depende del grado de hidrólisis; el método de fabricación de las croquetas (extrusión) podría crear nuevos antígenos; la presencia de ácaros como contaminantes puede potencialmente agravar el cuadro; son poco palatables; son costosos.


DIETAS CASERAS


Se considera la prueba de elección. Alimentar con una dieta casera nos asegura de los ingredientes utilizados y de lo que el perro y el gato van a comer. Por eso, se considera la mejor opción a la hora de entablar un plan diagnostico (dieta privativa).

El porcentaje de éxito es mayor: en algunos casos se ha demostrado como alimentar a un perro o un gato con RAA con ciertos ingredientes (por ej. cordero y arroz) preparados en casa causan un retroceso de los síntomas y al volver a ofrecer un pienso con los mismos ingredientes vuelve la patología. Estos hechos nos confirman los riesgos de alimentar a un animal alérgico con pienso, además su menor digestibilidad podría contribuir al desencadenamiento del cuadro.


Ventajas: puede ser fácilmente creada una dieta ad hoc para cada perro o gato en base a su historial; mejor opción para la diagnosis de RAA; evita contaminaciones.


Desventajas: no balanceada (siempre mejor la formule un experto en nutrición, sobretodo si queremos seguir con dietas caseras); se necesita más implicación por parte de los dueños; los gatos acostumbrados al pienso aceptan con más dificultad tal cambio de dieta.


36 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now